Hablamos con Benito Martínez Bolívar y Francis Arjona

  • Antes de nada, nos podrían describir ¿en qué consisten los Servicios de Asistencia Religiosa Evangélica y donde reside su importancia?

    Francis Arjona: Se trata del ejercicio de un ministerio espiritual, de acompañamiento y consuelo emocional para todas aquellas personas que se encuentran hospitalizadas y que hayan solicitado Asistencia Pastoral Evangélica, pero extensible a cualquier persona y familia que lo solicite. Este servicio se lleva prestando en los diferentes hospitales de España por las Iglesias Evangélicas hace décadas. Fundamentalmente consta de: celebración de cultos, consejería espiritual, predicación del evangelio y magisterio religioso.

    Los objetivos que desarrollamos son:
    - Prestar de forma estable Asistencia Religiosa Evangélica a las personas ingresadas en el Hospital que lo deseen.
    - Ofrecer cuidado pastoral y humano a los enfermos, por lo que se procurará ayudarles en sus necesidades.
    - Acompañar al enfermo y a su familia en el proceso de la enfermedad.

    La importancia de esta labor espiritual reside en el apoyo y consuelo que todo ser humano necesita, sea el paciente sean sus familiares, para afrontar una situación de hospitalización. Para ello contamos con capellanes, auxiliares y voluntarios que desarrollan las diferentes áreas ministeriales. Todos ellos han realizado previamente los cursos formativos que exigimos para desempeñar dicha labor, además de las acreditaciones tanto de sus iglesias locales, como del organismo público hospitalario que emite la correspondiente autorización oficial para dicha labor.

  • Se acaba de poner en marcha un Servicio de Asistencia Religiosa Evangélica en el Hospital del Alto Guadalquivir. ¿En que otros hospitales ya está en funcionamiento este tipo de Servicios? ¿Hay diferencias entre las diferentes experiencias?

    Francis Arjona: Dicha labor se lleva desarrollando hace décadas en los hospitales andaluces (así como en el resto de España). Desde el 2005 se procedió a la formación de todo nuestro personal, tanto religioso como voluntario. Una vez finalizada la formación se procedió a la acreditación por parte de la Junta de Andalucía. Se propuso la actividad para la mayoría de los hospitales públicos andaluces pero el asunto es que la Asistencia Pastoral Evangélica está dependiendo de la capacidad operativa de las propias iglesias evangélicas ubicadas en áreas hospitalarias. Aunque tenemos personal acreditado en la mayoría de hospitales públicos andaluces, es cierto que solo en algunos hospitales la normalización es la nota predominante. Tal vez citar la provincia de Málaga, en los siguientes centros hospitalarios: Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Carlos Haya, Hospital Marítimo y el Comarcal de Antequera. En Cádiz: Punta de Europa en Algeciras, hospital referente de normalización. Aunque no se está desarrollando la tarea asistencial de forma normalizada en todos los hospitales, unas veces por falta de personal evangélico, y otras por trabas de los propios centros, nuestro empeño es normalizar la Asistencia Pastoral Evangélica en todos los centros hospitalarios de Andalucía.

    Respecto de las diferencias, éstas son tremendas. Como ejemplo: (1) el uso de la capilla en los hospitales, que es, salvo en honrosas excepciones, un punto de fricción; (2) también es un problema la accesibilidad a los recursos internos de los hospitales; (3) la aceptación del personal evangélico acreditado por parte de la gerencia de los hospitales es otra gran laguna a superar; (4) pese al derecho constitucional y la firma de los acuerdos y reconocimiento oficial tanto del Estado como de la Junta de Andalucía, todavía en ciertos lugares debemos luchar literalmente por verlos totalmente desarrollados.

  • La puesta en marcha de estos Servicios se enmarca en la firma de un Convenio entre el Consejo Evangélico Autonómico de Andalucía y la Junta de Andalucía en el año 2006. ¿Qué contenido tiene este Convenio y como valoran el desarrollo de su aplicación?

    Francis Arjona: Este Convenio Marco tiene su origen histórico en los principios, derechos y libertades amparados en nuestra Constitución del 1978 y en el Estatuto de Autonomía Andaluz de 1981, y sustentados en la Ley Orgánica de Libertad Religiosa del 1980. Amparado por el derecho constitucional, ratificado por la Ley 24/1992 de 10 de Noviembre de 1992 (BOE nº 272 de 12 de noviembre) por la que se aprueba el Acuerdo de cooperación del Estado español con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, todo cristiano evangélico ingresado en una institución hospitalaria pública de cualquier parte del territorio español tiene derecho a la asistencia religiosa evangélica, según el artículo 9 de la citada ley que dice: “1. Se garantiza el ejercicio del derecho de asistencia religiosa de los internados en centros o establecimientos penitenciarios, hospitalarios, asistenciales u otros análogos del sector público, proporcionada por los Ministros de Culto que designen las Iglesias respectivas, con la conformidad de la FEREDE, y debidamente autorizados por los centros o establecimientos públicos correspondientes. 2. El acceso de tales Ministros a los centros mencionados es, a tal fin, libre y sin limitación de horario. 3. En todo caso, la Asistencia Religiosa se prestará con el debido respeto al principio de la libertad religiosa, y con observancia de las Normas de Organización y Régimen Interno de los Centros”.

    En el caso Andaluz este Acuerdo se ha ampliado a través del Convenio Marco de Colaboración firmado por la Junta de Andalucía y el Consejo Evangélico Autónomo Andaluz en el 2005.

    En cuanto a la Consejería de Asuntos Sociales, todavía nos queda mucho camino por recorrer. Creo que al Convenio Marco no se le está dando la continuidad ni concretización en forma de protocolos de actuación con las diferentes áreas de trabajo; y es manifiesto el desinterés mostrado por las Administraciones Públicas en forma de paralización de las propuestas de firmar acuerdos que desarrollen y normalicen el Convenio Marco. No tenemos aún un acuerdo específico con el Servicio de Salud Andaluz, a pesar de nuestras reiteradas visitas y solicitudes; el silencio administrativo es la respuesta más común.

    Digno de mención es la discriminación presupuestaria, pues desde su inicio y pese a nuestra solicitudes, no hemos recibido ninguna dotación presupuestaria para cubrir las necesidades básicas de tal servicio a los ciudadanos; produciéndose una tremenda discriminación comparativa en cuanto al trato ejercido a otras confesiones. Cuando como españoles y evangélicos nos ampara la Constitución Española y el reconocimiento de “Confesión religiosa con notorio arraigo”, aun en el 20014 no se haya producido ninguna discriminación positiva hacia nuestra confesión religiosa y a la reconocida labor que desempeñamos en nuestra sociedad.

  • La comunidad evangélica de Andujar es muy activa en el ámbito de lo social. ¿Nos podrían describir un poco su recorrido?

    Benito Martínez: La Iglesia Evangélica de Andújar lleva constituida desde el año 1977, y es a partir de los años 80 y 90 que la Iglesia comienza a trabajar con jóvenes con problemas de adicciones, especialmente politoxicomania y problemas de alcohol. La Iglesia sirve como recurso social para la derivación de estos jóvenes a centros de confesión evangélica totalmente gratuitos, y desarrolla un amplio trabajo de inserción con programas de tiempo libre y deporte, apoyo a familias con afectados por las diferentes adiciones. La Iglesia continúa haciendo este trabajo pero en una medida menor.

    Así mismo la Iglesia desarrolla un amplio dispositivo de trabajo en la obra social que se ha ido transformando según las necesidades de la ciudad, recibiendo diferentes reconocimientos de parte del Ayuntamiento de Andújar, a través de la Concejalía de Familia, Salud, y Servicios Sociales, así como de la Concejalía de Deportes, por desarrollar programas de integración de jóvenes ex adictos a través del deporte.

  • ¿En qué iniciativas se encuentran actualmente implicados?

    Benito Martínez: Como hemos dicho anteriormente, la Iglesia se ha ido haciendo a los nuevos tiempos y adaptando su forma de servicio en la comunidad donde vive, por ello servimos en diferentes programas que son actuales a las necesidades que presenta la población. Los programas que actualmente estamos desarrollando son:

    a- Escuela de Verano (primera quincena de Agosto).
    b- Reparto de alimentos procedentes del Banco de Alimentos de Jaén (durante todo el año, a más de 800 familias al mes).
    c- Reparto de ropa (todo el año).
    d- Asistencia Religiosa enla Prisión Jaén II.
    e- Asistencia Religiosa en Hospital Alto Guadalquivir de Andújar.
    f- Programa de Voluntariado en el Hospital Alto Guadalquivir de Andújar a través del CEAA.
    g- Orientación, Asesoramiento y Derivación a recursos sociales de la zona.

  • ¿Colaboran normalmente con otras entidades de la red cívica de la región?

    Benito Martínez: Sí, a Iglesia forma parte de un Convenio de Colaboración entre el Ayuntamiento de Andújar y las entidades sociales benéficas de la ciudad, entre las cuales están Cruz Roja, Caritas y San Vicente de Paul.

    Además, anualmente se pone en marcha un Protocolo para establecer un dispositivo de abrigo para inmigrantes temporeros y la Iglesia colabora en la red de ayuda en la temporada de aceitunas.